Existen dos lados de la moneda cuando emprendes, ¡yo te cuento del menos alumbrado!

Emprendimiento
10/05/2020 05:43 pm

Haber decidido emprender es una de las decisiones que me ha hecho crecer a niveles y en aspectos que jamás imaginé.


Y, ¿por qué titulé así el capítulo 2 de la primera temporada? En este artículo te comparto todos los detalles y, también, parte de mi historia y aprendizajes como emprendedora.

Emprender no es dar el salto, ¡y ya!


Debo confesar que cuando yo tomé la decisión de emprender realmente no tenía ni la menor idea de lo que estaba haciendo. Ya que si bien estaba segura de que no quería seguir siendo colaboradora de una empresa o un equipo que no fuera el mío, no tenía mucha idea de todas las implicaciones que tenía el haber tomado esta decisión. Mi motor detrás de este capítulo es precisamente el de normalizar el que uno, al empezar, puede sentir miedo, incertidumbre, frustración e, incluso, cuestionarse si tomó, o no, la decisión correcta.

¿Mi motor para emprender? Me había dado cuenta de que un buen sueldo no es suficiente si no valoran tu trabajo, estaba cansada de rendirle cuentas a un jefe o una jefa que no estaba dispuesto a escuchar propuestas nuevas y, sobre todo, sabía que contaba con la suficiente experiencia para comenzar a hacer lo que más me apasionaba por mi cuenta. 

Cosas que se omiten comunmente


Las siguientes reflexiones van en torno a aquellas cosas que a mí me hubiera encantado saber previo a emprender. Y que no fue sino hasta que estuve dentro que me di cuenta de que más allá del esfuerzo, la dedicación y la inversión en tiempo y dinero había muchas otras cosas que forjan a un emprendedor. 

Emprender es un camino solitario
No a todo el mundo le gusta escuchar que acabas de emprender. Es más, no mucha gente comprende todo lo que implica hacerlo. Es normal, a mí me pasó. Sin embargo, y aunque tanto mi papá como mi novio son emprendedores, me sentía muy sola en el camino al principio. Sentía que era la única a la que no le respondían los correos,  la única a la que no le aceptaban las cotizaciones o la única a la cual el negocio no le creció como por arte de magia. Porque sí, existen muchas personas que inician un negocio y parece que les llueven clientes y que, de la noche a la mañana, ya son millonarios. 

De entrada te digo, no te dejes engañar. No es por demeritar a nadie, pero mucha gente no empieza realmente desde cero. Hay mucha gente que aparenta y mucha otra que logra llegar estar en donde está por su familia. ¿Vale menos su esfuerzo? No, solo que su camino es diferente.

Emprender requiere que te relaciones con otros emprendedores
Así es. Para no sentirme sola tomé la decisión de unirme a un grupo de negocios con alcance internacional. Este grupo, mejor conocido como BNI por sus siglas en inglés; Business Network International, me permitió conocer y relacionarme con otros dueños de negocio. Algunos de ellos y ellas con muchos años de experiencia y otros, como yo, que estaban comenzando. Esta experiencia me hizo aprender cosas valiosísimas. 

¿Cómo cuales? A que para llegar lejos es necesaria la paciencia, la importancia de poder decir a qué te dedicas en 30 segundos o menos, a reforzar la importancia de ser profesional en todo momento y, por supuesto, a no sentirme sola en el camino. Después de un tiempo asumí el rol de presidenta y ahí aprendí otra gran lección: ser diplomática. Pero eso ya te lo explicaré en otro momento.

Emprender no es igual a ventas
Aquí me voy a sincerar contigo. Antes de renunciar a mi último trabajo y comenzar con mi negocio de desarrollo de contenido escrito yo siempre decía: “¿Qué tan difícil puede ser? Todo el mundo necesita contenido”.  

Ahora me río porque obviamente aunque todo el mundo lo pueda llegar a necesitar, no todo el mundo está dispuesto a invertir en él. Aquí confirmo que emprender no significa que te van a llover las ventas. Y que es fun-da-men-tal que definas lo antes posible a quién le vas a vender. Porque afirmar que “a todos” además de incorrecto, es poco viable.

Emprender requiere que seas astuta(o)
Muchas veces me dejé llevar por la emoción de un proyecto sin pedir un adelanto o la firma de un contrato para asegurar que ambas partes estábamos de acuerdo con todo. Error. En los negocios siempre se necesita astucia. No quiero decir que tienes que desconfiar de todo el mundo, pero sí tienes que ser un poco desconfiado. Ya que en ocasiones hasta las personas más cercanas son las que más te pueden quedar mal bajo el escudo de “hay confianza”. Todo esto me llevó a aprender que: 

  1. Las amistades en los negocios no se mezclan. 
    Y si se mezclan hay que hablar todo por escrito, por correo y con claridad.

  2. Negocios son negocios.
    Aquí no hay espacio para mezclar sentimientos.

Eso sí, hay una frase con la que yo no comulgo y es: “Tienes que ser un tiburón”. No, yo no creo que tengas que venir a comerte a todos para llegar a la cima. Y no creo que llegar a la cima sea la cúspide del éxito tampoco.


Emprender debe ir de la mano de una buena actitud
Siempre escuchamos y leemos frases que afirman que la actitud lo es todo. Y sí, confirmo que sí lo es. Porque conforme pasen los años vas a tener que tratar a clientes impuntuales, clientes que no cumplen con su parte del trabajo, clientes que retrasan las fechas de pago o simplemente tratar con gente que es complicada. Y, como dueño de negocio, siempre debes de mostrar tu mejor cara. Ojo, no digo que uno no pueda poner límites, solo digo que siempre es necesario decir todo con calma, desde el respeto y con la mejor cara.

Finalmente, puedo resumir todo esto en una sola palabra: aprendizaje. Para emprender debes estar dispuesto a aprender cosas nuevas todos los días. Como por ejemplo a decir las cosas de una manera correcta, a grabar un video para IGTV, a utilizar correctamente los #hashtags en redes sociales, cómo cotizar tus servicios correctamente. En fin, hay mucho aprendizaje y para crecer, este debe ser continuo. 

¿Eres emprendedor(a) o estás próximo a emprender? 

Escríbeme a entreletras.uncafe@gmail.com para conocer tu proyecto o empresa.
Tú puedes conocer la mía dando clic aquí.
Artículos relacionados
Etiquetas
emprendedora
emprendedor
emprendimiento
homeoffice
cuarentena
trabajodesdecasa
autonoma
autonomo
podcast
teamwork
proyecto
clientes
sueño
ventas
negocio
empresa
proyectopersonal
crecimientopersonal
experiencia
consejos
reflexion
entrepreneur
entrepreneurship
mujerempoderada
empoderamientofemenino
actitudpositiva
amistades
jefe
trabajoenequipo
trabajo
decisiones